DE VUELTA A LOS ENTRENOS Y CON LOS OBJETIVOS MAS CLAROS QUE NUNCA

lunes, 23 de julio de 2012

21-07-12 LA NOBLEZA Y HONESTIDAD GALLARDA, TRIUNFAN EN CENDEJAS DE ENMEDIO, by PEÑU

Ya está la clasificación incorporada en esta entrada.

Nos volvimos para casa con las manos y con los estomagos llenos, además sucedieron tantas cosas dentro la carrera como en sus aledaños que no sé por donde empezar esta crónica...seguramente será un poco larga.


Después de una hora de viaje llegamos tres valientes Gallardos a este pueblecito que estaba disfrutando de sus fiestas y que organizaba una de las carreras con más solera de la provincia, ya que era su XXVI edición.


Reconforta siempre el saber que todo el mundo esta agusto, y que mejor forma que mientras yo calentaba con mis compañeros, mi pequeño escudero disfrutaba de la fiesta de la espuma con un aclarado final en el pilón.




























No encuentro palabras para definir el tremendo calor y la dureza de las cuestas de esta carrera, menos mal que hubo 4 ó 5 avituallamientos  y no sé como disfruté más de ellos, si mojándome la garganta, tragándome el agua o echándomela por encima... (pobre del que le toque recoger todas esas botellas, y yo sé quien es...)


Practicamente toda la carrera por caminos (como me gusta a mi), el único asfalto que pisamos fue para atravesar Cendejas de la Torre y en la salida y llegada a Cendejas de Enmedio, era como correr en casa, de Cendejas de Enmedio a Cendejas del Padrastro y vuelta a Cendejas de Enmedio, era como el camino de Perdigote o el del Cementerio, la subida a Cendejas de la Torre, algo similar al Mortirolo y la bajada final a Cendejas de Enmedio, una mezcla entre la bajada al Parque fluvial y la bajada de la cuesta el Caballo.


La salida la disputamos 70 valientes y en esta ocasión fue menos dura que las últimas veces, haciendo el primer kilómetro a 3:41 y aunque no era un ritmo demasiado exigente, ya en el kilómetro 1 se formó un grupo de 5 corredores (que seriamos los 5 que llegaríamos primero a meta), en el kilómetro 2,5 los 3 primeros se nos  escaparon y yo compartí la carrera con Armando, del Club Maratón Guadalajara desde la salida hasta el kilómetro 6, donde se marchó a dar caza al tercero.
AQUÍ VENÍA DE CHOCAR LA MANO A MI HIJO

Como a falta de un kilómetro para la meta, Armando iba 3º, a 50 metros de él iba el 4º y a 20 metros de este iba yo el 5º, y aquí vino EL ERROR, en un cruce de caminos y sin tener referencias visuales del 1º y el 2º, dudamos y nos equivocamos fuimos a la derecha y era para la izquierda, pero al poco rato nos dimos cuenta y corregimos la dirección, Armando recuperó su 3ª posición, el 4º se quedó tan descolocado, confuso y perdido por lo ocurrido que no volvió a coger ritmo ocupando yo injustamente su 4º puesto, y como un Gallardo ante todo, es un soldado Noble y no un Cobarde, me pareció un acto de cobardía, deshonesto y poco deportivo entrar a la meta en una posición que no me correspondía, por una mala señalización en un cruce de caminos, así que me paré a un metro antes de cruzar la meta y sin aliento y como pude, expliqué a la organización lo sucedido ante el revuelo, desconcierto y estupefacción de todos ( ¿porqué no entra?, ¿que pasa?, se preguntaban al mismo tiempo me ofrecían bebidas y se preocupaban por mí, ya que de tal esfuerzo me estaba tambaleando). Y así fué, esperé hasta que llegó el 4º clasificado real de la prueba, le deje pasar y después de él entré yo en el 5º lugar que me correspondía (esta espera se me hizo eterna y como consecuencía de ello en la clasificación oficial mi tiempo será casi 2:00 más que mi tiempo real, que fue el que estuve allí parado esperando para poder entrar).

No sé si este suceso tuvo algo que ver, el caso que después de entrar a meta creo que tuve un pequeño corte de digestión y no paré de devolver y no me recuperé hasta que se me vació por completo el estomago de liquidos. Que luego llenaría con cerveza bien fresquita mientras que a la vez se me refrescaban los pies en el pilón (y no sería la primera vez...) en el que anteriormente se refrescó mi hijo.

 Cuando se encuentran cuestas de tal calibre compitiendo como las de Cendejas, sólo se le pasa por la cabeza a uno el acordarse de los entrenos de Felix Angel en cuesta, y darle las gracias por ellos.

Nos dimos una duchita en una zona un tanto rústica habilitada para ello, para después recoger mi trofeo (ya que daban a los 5 primeros), eso sí, una forma muy peculiar de entrega de trofeos.



Había una mesa llena de trofeos, decían tu nombre por megafonía, mientras te daban la mano y la enhorabuena, la banda de música entonaba una canción, y después de todo esto, te daban a elegir que cogieras el trofeo que más te gustara de los que había en la mesa...



Los que están acostumbrados en casi todas las carreras a ganar trofeos y ya no saben que hacer con ellos,  uno más, no es muy importante, pero para mí ,este trofeo me supuso la recompensa perfecta, a esta dura, primera temporada mía dentro del mundo del running.

Mis compañeros de equipo, Emiliano y Jesus, realizaron una buena carrera llegando a meta en muy buena posición.







Pos.NombreCategoriaClubTiempo
5FRANCISCO PEÑUELAS SANCHEZSenior MasC. A. MARCHAMALO40:15
39EMILIANO RECIO PICAZOVet.A MasC. A. MARCHAMALO51:04
40JESUS MARTIN ARRIBASVet.B MasC. A. MARCHAMALO51:47


ENLACE CON LA CLASIFICACIÓN GENERAL:
https://docs.google.com/file/d/0BxirtzR0rKtPcHNPQXNtSkNveHc/edit

ENLACE CON LOS PREMIADOS:
https://docs.google.com/file/d/0BxirtzR0rKtPd1RvWk9NTVNITTA/edit


Después de la entrega de trofeos hubo un sorteo de regalos (por el numero de dorsal) donde más de la mitad de los participantes se llevaron su regalo y a continuación de esto y para reponer fuerzas se nos ofreció un pequeño ágape, donde no faltó comida ni bebida, tanto para los participantes, como para sus acompañantes.

Y para finalizar una tarde maravillosa, Miguel y su familia (buenos amigos del C. A. Marchamalo) nos invitaron a cenar a su bodega, donde más tarde vendrían también los hermanos Sanz Ortega con sus familias, creo que también estaba la primera fémina clasificada en la carrera, familiares de Miguel y unas cuantas personas más, donde pasamos una agradable velada compartiendo mesa y conversación, y donde no faltaron tampoco el buen vino y la buena comida.

Desde aquí quiero dar las gracias a Miguel y a su familia por hacernos sentir como en casa y también agradecer, ya que aún no lo he hecho, a Fernando y a Lola por acompañarme a esta carrera, como a tantas otras.

Es increible que un pueblo tan pequeño pueda organizar a la perfección una carrera como esta, a la que no le faltó de nada, os merecéis un 10.

El próximo año, haré todo lo posible por volver a luchar en tierras de CENDEJAS...