DE VUELTA A LOS ENTRENOS Y CON LOS OBJETIVOS MAS CLAROS QUE NUNCA

viernes, 22 de febrero de 2013

...¿DE VUELTA A LA NORMALIDAD?...ESPEREMOS QUE SÍ, by PEÑU

Después de mi parada obligada de un mes a causa de mi agotamiento y de mi fascitis plantar, hoy me han dado una buena noticia al decirme el medico que puedo salir a rodar, pero SIN EXCESOS claro está...

Tenía mono de RUNNING y no he podido esperar más, con lo que hoy mismo he retomado el entreno y he salido a rodar un rato, no era el día más indicado ya que eran las seis de la tarde y sabía que regresaría a casa con escasez de luz, no era el día más indicado ya que había barro y pensaba ir de caminos yo sólo, no era el día más indicado porque llovía y tampoco era el día más indicado ya que había comido muy tarde y aún no había terminado la digestión..., pero las ganas que tenía de salir a ver que sensaciones tenía fueron más fuertes a todo lo que tenía en contra mío.

Las sensaciones han sido buenas y aunque no tenía dolor si notaba una pequeña molestia, que no me ha impedido rodar unos 12 kilómetros a 5:12 de media, me sentía lento y pesado como un BARREIROS aunque con algo de fondo acumulado y bastante descansado. 


Es como cuando vuelves a mantener relaciones sexuales con tu pareja después de que esta  ha dado a luz, tienes que ser meticuloso y cuidadoso, estar atento de cada señal, gesto y sensación, para disfrutar en todo en momento sin que haya dolor, ya que cuando aparece el dolor, cualquier actividad que realices en la vida no se disfruta igual y no llega a ser tan placentera como se esperaba de ella en principio...

Para esta primera salida  recurrí a lo seguro, mis ASIC que son grandes conocedoras del barro, los charcos y la lluvia y el circuito que hice un clásico Gallardo, como no podía ser de otra manera: "11 Escalones, Casa el Moro a subir por la Colorina para temrinar bajando por el Parque Fluvial", un recorrido bien conocido por los Gallardos Hostiles..., aunque me sentí cómodo, no podía evitar el pisar y el correr raro, para instintivamente no cargar demasiado peso en mi pie tocado.

Si me preguntáis que si he disfrutado corriendo yo sólo por caminos embarrados, lloviendo, con escasa luz al final del entreno y con molestias en el talón, la respuesta sólo puede ser

No hay comentarios:

Publicar un comentario