DE VUELTA A LOS ENTRENOS Y CON LOS OBJETIVOS MAS CLAROS QUE NUNCA

domingo, 17 de marzo de 2013

LA MUTACIÓN HA EMPEZADO Y YA ES IMPARABLE...

Las peores sospechas tristemente se han confirmado, mi lesión no tiene cura (la fascitis puede, pero esto otro, NO...), estoy sufriendo una mutación y con el paso de los años me irán saliendo las plumas, después las alas, más tarde la cresta y por último el pico y terminaré convirtiéndome en un GALLO, de momento el ESPOLÓN CALCANEO ya le tengo...


El médico abrió la radiografía en su ordenador y después de mirarla me miró a mí con una cara que no sabría como describir,  giró la pantalla de su ordenador hacia mí y se me quedó mirando sin decir una sola palabra, a veces una imagen vale más que mil palabras y este era un caso de esos, era un espolón de libro, de manual, no había lugar a dudas y no había nada más que decir...

La foto es REAL, esa es mi RADIOGRAFÍA, ese es mi PIE y ese es mi ESPOLÓN, un espolón de 4 a 5 milímetros, según mi médico y que no ha aparecido de la noche a la mañana, ya que por su tamaño se ha estado gestado al menos durante 3 ó 5 años, aunque a mí sea ahora mismo cuando más me moleste.

Sólo hay dos opciones :

*La primera es abandonar para siempre este apasionante mundo del running con todo lo que conlleva esto, entrenos, competiciones, amigos, compañeros, incripciones, ritmos, nervios, pasión, alegrías, podiums..., y todo lo que le rodea a este bonito mundo y que en definitiva ya era casi como una forma de vida.

*La segunda es continuar entrenando con DOLOR y competir con MÁS DOLOR si cabe aún, hacerme amigo de las bolsas de hielo y de los antinflamatorios orales y cutáneos, acordarme cada mañana al levantarme de la cama, que no puedo pisar con el talón izquierdo ya que el dolor es demasiado intenso a esa horas de la mañana como para soportarlo andando con normalidad y me tendré que acordar al lenvantarme, de pisar de puntillas hasta que cese un poco el dolor...

El titulo del Blog "Peñu el Gallardo Hostil", refleja en parte mi personalidad y como no podía ser de otra manera eligo LA SEGUNDA opción , correré con dolor mientras pueda soportarlo o hasta que me acostumbre a él (aunque ya no podré hacerlo a los ritmos que lo hacía antes) y mientras pueda caminar con aparente normalidad, seguiré hacia delante hasta que mi TALÓN me lo permita o hasta que alguien me recomiende, aconseje  o prescriba lo contrario.

P.D.: Si dentro de unos años en alguna línea de salida os fijáis en un corredor popular peculiar, seguro que seré yo con un aspecto muy parecido a este...


...es mejor tomarse las cosas con filosofía...,KIKIRIKÍ...

1 comentario:

  1. espero que durante muchos años sea un gallo peleon. Animo
    de un amigo
    vicente

    ResponderEliminar